La continuacion de una historia

(Parte 1)

Dos semanas habian pasado y el semblante de Emilio habia cambiado, unas ojeras pronunciadas eran la marca caracteristica de su rostro, las personas que lo conocian o lo habian visto notaban un cambio en su mirada. La vitalidad que en un momento irradiaba a toda persona que saludaba se habia extinguido hasta dejar a un hombre cuya unica emocion que desperendia de si mismo era lastima.

Sentado en su viejo sillon Emilio buscaba entre las botellas casi vacias el elixhir que callaba sus penas, por lo menos por algunos momentos. En ocaciones se quedaba dormido pero era despertado abruptamente por algunos sueños que le asustaban. Si bien parecia un hombre al que el miedo no afectaba, guardaba en su interior algunos temores que nadie conocia y a los cuales reuhia despertando el tiempo suficiente para olvidarlo y despues volver a dormir, buscando aquellos mundos que le hacian perderse de su realidad, que en estos momentos preferia olvidar.

Emilio no tenia familia, ni conocidos, ademas de algunos antiguos clientes que en ocaciones encontraba se hallaba solo. Pablo su unico amigo, colega desde la infancia era la unica persona que lo toleraba y trataba de entenderlo. Sin embargo su trabajo no le permitia pasar suficiente tiempo con Emilio, por lo cual se encontraba solo la mayor parte del tiempo.

La ultima visita de Pablo habia provocado que Emillio no cayera hasta el fondo, aunque debido a su estado actual no le faltaba mucho.

Era un jueves y seguia la misma rutina, el sol que entraba por una rendija entre las cortinas desperto a Emilio el cual extrañamente no quiso volver a dormir. En pocos minutos la puerta sono, era su amigo quien habia ido a visitarlo.

- ¿Sabes que no estas solo verdad? - Indico pablo con una mirada que marcaba desaprobacion y sin embargo no lo juzgaba.

- Claro, ya se eso, pero ultimamente esas palabras no significan nada para mi. Perdon pero es que estos dias, parece que todos me han abandonado y nada de lo que antes decian de mi resulto ser cierto.

- ¿Todavia piensas en ella?

- Y no solo en ella, sino en todo lo malo que invade mi vida en estos momentos, creo que al final todo se ha vuelto en mi contra. Despierto por las noches esperando que todo fuera un sueño, o mejor dicho una pesadilla. Ya no se a que le tengo mas terror: a despertar o a quedarme en un sueño eterno. - Dijo Emilio mientras se frotaba los cabellos desaliñados con una mano y con la otra servia una copa de algo parecido a Ron.
- Aun asi, lo que yo digo es la verdad. Estoy preocupado por ti - Pablo miraba a su alrededor con incomodidad ante la vida tan deplorable que llevava su amigo.

Hacia tan solo algunos meses Emilio gozaba de buen nivel economico, una relacion que si bien no era la mejor, lo mantenia feliz. Su aspecto era el de una persona productiva y le gustaba su trabajo, tal vez demaciado. Esto le habia ocacionado algunos problemas sociales, pues al estar tan absorto en este, nunca se preocupo por conocer personas, hacer amigos y en algunas ocaciones olvidaba incluso que tenia una novia.

Es esto mismo lo que en realidad lo habia llevado hasta este precario modo de vivir, o mejor dicho de sobrevivir.

Durante algunos dias intento buscar un nuevo empleo, una nueva forma de vida, pero desafortunadamente la depresion en la que se hallaba le impedia demostrar lo que tenia que ofrecer a la vida.

Pasaron algunas horas entre lamentos por parte de Emilio y consejos por parte de Pablo. La platica no tenia rumbo fijo, pero algo en ese momento dejo a Pablo preocupado, la manera de lamentarse de su amigo era casi dolorosa, parecia que el perder a la mujer que llego a amar le dolia mas que perder el trabajo que lo provoco. Y sin embargo no pensaba hacer nada.

- Amigo si no te dejas ayudar por los que te estimamos, ¿Como vas a salir del hoyo?

- ¿Quienes me estiman? Eres el unico amigo que he tenido, el unico que se ha preocupado por mi, no tengo a nadie mas, nadie se ha interesado por mi. Ni siquiera esa... esa... - En ese momento la voz se le corto y sintio un nudo en la garganta.

- Entiendo, entiendo perfectamente como te sientes, pero necesitas avanzar, recuerda la vida no espera, si permaneces estancado, va llegar un dia en el que el tiempo te gane. Ademas ¿De que vas a vivir? Tus ahorros no te duraran mucho a este paso; y tu forma de vida te esta comiendo poco a poco. Vamos amigo por lo menos deja de beber un poco y vayamos a que te de el aire. Bien que lo necesitas.

- Bah, tal vez tengas razon pero en esta situacion es un poco dificil reaccionar, el alcohol es un buen remedio, ¿sabes?

-----------------------------------------------------------------

Esta es la segunda parte de la historia que empece hace algunos meses... para ver el intro:
http://micajondeideas.blogspot.com/2011/06/el-inicio-de-una-historia.html

0 comentarios:

Publicar un comentario